ENTREVISTA A YULIA EREMINA EN LA REVISTA THE FASHION ART.

Entrevista de Yulia Eremina en The Fashion Art.

¿Cómo empezaste en el
diseño de tocados y por qué?
Soy diseñadora de ropa y al mundo de la sombrerería llegue
poco a poco. Empecé haciendo flores de tela artesanales con todas sus
combinaciones. Y luego, a parte de adornar los vestidos, zapatos y bolsos quise
darles un toque sofisticado, colocándolos sobre un sombrero.
El sombrero no es un accesorio más del vestuario guardado en
el armario. (Para mí) es un objeto soñado convertido en realidad.
Convertirlos en algo real, es mi pasión y mi profesión.
¿Qué materiales usas?
En sombrerería se utiliza fieltro, sinamay o la tela-base,
posteriormente cubierta con seda, gasa u otro material.
Pero para mí no existen las reglas, me guio por mi
intuición, por una libre asociación de ideas, la sorpresa puede aparecer muchas
veces durante el proceso de elaboración.
¿En qué te inspiras?
El mundo es como un mosaico de imágenes mágicas. Cualquier
objeto o imagen, que atraiga mi mirada, unas notas que musicales que acarician
el oído… todos los sentidos están siempre en alerta. La idea surge del
pensamiento y contacto con la realidad.
¿Qué diseñador es tu referente en el mundo de diseño?
La magia de Dior, sin duda alguna, su perfección y su manera
elevar la moda a la altura del Arte.
¿Cuánto tiempo llevas
dedicándote a ello?
Ya son 7 años de camino… al principio a ciegas, como todos,
buscando…
Y ahora con la experiencia y el trabajo diario aparece una
luz, luego otra… luego más y más luz hasta convertirse en focos teatrales y ya
no hay miedo porque el camino está iluminado.
¿Qué esperas para el
futuro?
Espero seguir disfrutando de mi trabajo en el mundo de la
moda en general.
Tengo varias ideas: como hacer la colección de abrigos de
invierno o dar clases de sombrerería por ejemplo. Poder combinar con los
trabajos de estilismo para el teatro y televisión (creación y adaptación de los
personajes).
Seguir haciendo los desfiles como shows teatrales. Sin
olvidar nunca que los sombreros me eligieron a mí, y es un amor.

Deja un comentario